El pequeño Óscar es atraído por una presencia cerca de una barda perteneciente a la antigua penitenciaría de la ciudad de Durango, pero hay algo extraño ahí... "dicen que cuando los perros ladran, es por que están viendo un fantasma"...